Previous Page  28 / 44 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 28 / 44 Next Page
Page Background

28

revisión monográfica

revisión monográfica

Impacto psicológico en la Enfermedad Inflamatoria

Intestinal: no tan secundario

Con el término de Enfermedad Inflamatoria Intes-

tinal (EII) se designa a un grupo de enfermedades

de etiología no bien conocida caracterizadas por

la presencia de lesiones inflamatorias de patogenia

autoinmune en la pared del tubo digestivo. Esta in-

flamación se asocia a manifestaciones clínicas muy

heterogéneas que suelen presentarse de manera

intermitente, aunque con persistencia en el largo

plazo. Se pueden reconocer tres enfermedades en el

contexto descrito: enfermedad de Crohn (EC), colitis

ulcerosa (CU) y colitis indeterminada. La incidencia

de estas patologías ha aumentado en las últimas dé-

cadas, con una incidencia para la EC en el año 2010

de 18 casos por 100.000 habitantes en España.

Este trastorno inmunológico provoca una inflama-

ción crónica incurable y descontrolada en la pared

del tubo digestivo que finalmente conduce a fibrosis

y pérdida de función, entre otras numerosas compli-

caciones. Esta inflamación asocia además una signifi-

cativa pérdida de calidad de vida como consecuencia

no solo de la persistencia de síntomas, sino también

de la percepción de cronicidad por el paciente

1,2,3,4,5

.

Esta consecuencia, que se pensaba indirecta o tan-

gencial del proceso patológico como el deterioro en

la calidad de vida, ya ha mostrado en algún estudio

6

diferencias en un periodo de tiempo tan corto como

el que separa las determinaciones “pico” y “valle”

del ciclo de tratamiento con fármacos biológicos an-

ti-TNF

α

para EII.

Los instrumentos que valoran la repercusión de la EII

sobre la calidad de vida se han incorporado en los

últimos años como nuevas formas de medida de la

actividad de la enfermedad y de la eficacia de los

tratamientos

5

y la mejoría en la calidad de vida se

ha incluido como objetivo terapéutico secundario en

numerosos ensayos clínicos.

El Inflammatory Bowel Disease Questionnaire (IBDQ)

es el cuestionario más utilizado para la medición

de la calidad de vida en la EII

7,8

, es específico para

la misma, auto-administrado y constituido por 32

ítems distribuidos en 4 dimensiones: síntomas in-

testinales, síntomas sistémicos, función emocional y

función social. El rango de la puntuación global del

IBDQ abarca de 32 a 224 puntos. Existe una versión

más amplia desarrollada por los mismos autores para

pacientes ambulatorios y contiene 36 ítems

9

, con 5

dimensiones.

El IBDQ ha sido traducido y validado a diferentes

idiomas, entre ellos el castellano

10

, estando dispo-

nible en nuestro idioma en la versión de 36 ítems

del IBDQ. La presencia o no de actividad de la enfer-

medad se relaciona con la afectación de la calidad

de vida. En la EC y en la CU, tanto el índice IBDQ

como sus 5 dimensiones de forma individualizada se

puntúan de forma significativamente peor durante

los brotes de actividad inflamatorias que durante

las épocas de remisión clínica

7

. Además, durante los

brotes se deterioran principalmente las dimensiones

que valoran los síntomas digestivos como la diarrea

o el dolor abdominal, y los síntomas sistémicos como

la astenia o la fatigabilidad, mientras que la función

social está menos limitada. Sin embargo, durante los

periodos de remisión mejoran todas las dimensiones,

aunque persiste con mayor afección la dimensión de

los síntomas sistémicos.

Se ha documentado que el IBDQ es un instrumento

de medida que refleja rápidamente los cambios en la

calidad de vida de los pacientes. El valor de corte para

remisión es de más de 168 puntos y el de respuesta

parcial es de una mejora de 27 puntos o más

11

. Re-

cientemente se ha desarrollado una versión simplifica-

da del IBDQ, con nueve ítems, con un adecuado po-

der de discriminación entre recidiva clínica y remisión,

tanto en la CU como en la EC y una buena correlación

con los índices endoscópicos

12,13

.

El test IBDQ-36 para evaluación de calidad de vida

específicamente en EII, validado en nuestro idioma

14

,

ya ha demostrado su relación con la actividad bioló-

gica de la inflamación, siendo la puntuación menor

en los brotes de actividad y siendo capaz de refle-

jar rápidamente cambios. En el estudio previamente

referenciado

6

, tanto la puntuación total IBDQ como