Previous Page  31 / 44 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 31 / 44 Next Page
Page Background

31

revisión monográfica

Las preguntas evalúan el grado con el que la pobla-

ción encuentra que su vida es imprevisible, incontro-

lable o sobrecargada. Esta escala es un instrumento

que mide el nivel de estrés percibido durante el últi-

mo mes mediante 14 preguntas con un formato de

respuesta de una escala Likert de cinco puntos (0 =

nunca, 1 = casi nunca, 2 = de vez en cuando, 3 = a

menudo, 4 = muy a menudo). La puntuación total se

obtiene invirtiendo las puntuaciones de los ítems 4,

5, 6, 7, 9, 10 y 13 (en el sentido siguiente: 0 = 4, 1

= 3, 2 = 2, 3 = 1, 4 = 0) y sumando entonces los 14

ítems. La puntuación directa obtenida indica que a

una mayor puntuación corresponde un mayor nivel

de estrés percibido.

La validación española

39

fue realizada con una muestra

de 440 participantes compuesta por 4 grupos diferen-

tes: padres de niños con hemofilia, drogodependien-

tes que estaban siguiendo un programa ambulatorio

de metadona, individuos VIH-positivos (con más de

5 años de infección) bajo tratamiento en un hospital

universitario y estudiantes universitarios. Para evaluar la

fiabilidad se administró la escala en 2 ocasiones, sepa-

radas por 2 semanas a 63 estudiantes. Para la validez

se correlacionó la escala con otros instrumentos que

miden parámetros similares, en este caso el malestar

psicológico mediante la puntuación global de la Escala

de Ansiedad y Depresión en el Hospital (HADS-T) y la

ansiedad a través de la puntuación para ansiedad de

esa misma escala (HADS-A). Para la sensibilidad se par-

tió de la hipótesis de que el efecto del estrés es diferen-

te en función de la edad y el sexo de tal forma que en

el ANOVA la puntuación del PSS se tomó como la va-

riable dependiente y el sexo como la variable indepen-

diente. Esta versión española demostró una adecuada

fiabilidad (consistencia interna,

α

=0.81, y test-retest,

r=0.73) y validez (HADS-T r= 0.71, p<0.001 y HADS-A

r= 0.64, p<0.001)

40

.

El momento más sensible para los pacientes con EII

para padecer trastornos de ansiedad o depresión es

el momento del debut, y durante los sucesivos bro-

tes. El estrés del diagnóstico y del propio impacto de

la enfermedad provoca un conjunto de respuestas

fisiológicas mediadas de forma hormonal por la acti-

vación del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal, con

elevación de la secreción de corticoides, además del

eje simpático-suprarrenal. Además del estrés con-

secuencia de las noxas orgánicas, las amenazas al

status quo

psicológico del individuo requieren una

capacidad de readaptación que también puede pro-

vocar estrés. La respuesta biológica de estrés tiene

un carácter adaptativo ya que prepara al organismo

para reaccionar ante las demandas ambientales, fí-

sicas o psíquicas. Sin embargo, cuando la respuesta

se mantiene de forma prolongada en el tiempo, se

repite frecuentemente o su intensidad es elevada,

finalmente puede comprometer la operatividad posi-

tiva del propio sistema.

Precisamente en EII se dan las circunstancias idóneas

de cronicidad (recidivas múltiples, dificultad de pre-

decir curso y pronóstico, intensidad variable) para

que la respuesta de estrés acabe siendo contrapro-

ducente. La afectación del curso clínico y de la cali-

dad de vida se acompaña además de falta de ener-

gía, falta de control sobre la enfermedad, alteración

de la imagen corporal por el efecto especialmente de

la cirugía, y miedo por la incapacidad de predecir la

evolución de los brotes.

Todas estas circunstancias son altamente estresan-

tes

per se

, lo que conduce a un círculo vicioso con

un aumento de la actividad de la enfermedad y la

aparición de recidivas

41

. Conocer en profundidad los

patrones de afrontamiento en la enfermedad infla-

matoria intestinal permitirá abordar estrategias psi-

coterapéuticas de cambio, identificando además de

forma precoz aquellos individuos que precisen una

intervención más prioritaria.

Revisión monográfica realizada

por el Dr. Daniel Ceballos Santos

Hospital Universitario Dr. Negrín

Las Palmas de Gran Canaria