Previous Page  36 / 44 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 36 / 44 Next Page
Page Background

36

revisión bibliográfica

revisión bibliográfica

Biomarcadores de imagen para la detección de

esteatohepatitis y fibrosis en la enfermedad hepática no

alcohólica

Gallego-Durán R, Cerro-Salido P, Gomez-Gonzalez E, Pareja MJ, Ampuero J, Rico MC, Aznar R, Vilar-

Gomez E, Bugianesi E, Crespo J, González-Sánchez FJ, Aparcero R, Moreno I, Soto S, Arias-Loste MT,

Abad J, Ranchal I, Andrade RJ, Calleja JL, Pastrana M, Iacono OL, Romero-Gómez M

[w 3 ] accede al artículo original

COMETARIO:

La enfermedad hepática grasa no-alcohólica (NA-

FLD) es una patología muy prevalente en nuestro medio y se

encuentra en aumento debido al incremento del sobrepeso y la

obesidad en la población. De hecho el NAFLD es la causa más

común de enfermedad hepática crónica en los países occiden-

tales, con una prevalencia del 20-30%, que aumenta hasta el

70% en obesos y diabéticos.

Poder distinguir a los pacientes que únicamente presentan una

esteatosis de los que padecen una esteatohepatitis no alcohó-

lica (NASH), que son los que poseen un mayor riesgo de evolu-

ción de la fibrosis y, por lo tanto, de cirrosis y hepatocarcinoma,

es fundamental.

Son necesarias estrategias diagnósticas que nos permitan una

adecuada distinción de estos pacientes, que son los que real-

mente requieren tratamiento y seguimiento: permitiéndonos un

ahorro de recursos sin perder calidad, ya que el seguimiento de

todos los pacientes son NAFLD sería imposible e innecesario.

La biopsia hepática ha sido durante muchos años necesaria para

el diagnóstico de estas enfermedades hepáticas, a pesar de su

alta variabilidad intra e inter observador, añadir riesgo para el

paciente y el posible error de muestreo, al no ser una afectación

homogénea.

Aunque muchos biomarcadores séricos se han desarrollados

con el objetivo de distinguirla sin necesidad de biopsia, ninguna

ha alcanzado la suficiente precisión.

En este escenario surge el análisis de las imágenes de la reso-

nancia magnética (MRI) como biomarcador de NASH, cuyas

principales ventajas son la valoración completa del hígado, el

no ser invasiva, la no interferencia del panículo adiposo y la po-

sibilidad de establecer protocolos o secuencias estandarizadas y

por lo tanto reproducibles.

En este estudio de Gallego-Durán et al, se demuestra que NAS-

HMRI discrimina entre la esteatosis y la esteatohepatitis con una

alta sensibilidad y especificidad, siendo el mejor punto de cor-

te 0.5. Un NASHMRI > 0.5 se considera diagnóstico de NASH.

FibroMRI diferencia entre fibrosis leve (F0-F1) y significativa

(F2-F3-F4), sin ningún tipo de solapamiento. El mejor punto de

corte también es 0,5 y los pacientes con una FibroMRI> 0,5 pre-

sentan fibrosis significativa.

Comparándolos con los marcadores bioquímicos no invasivos

de la esteatohepatitis que poseemos, NASHMRI ofrece un diag-

nóstico más preciso en el diagnóstico de NASH y el FibroMRI en

la predicción de fibrosis significativa.

Son datos prometedores que requieren validación en práctica

clínica, que incluyan un mayor número de pacientes y permitan

demostrar su lugar en el proceso diagnóstico de esta entidad.

Que no se hayan encontrado diferencias, existiendo la misma

calidad de imagen y resolución en los dos dispositivos utiliza-

dos (GE o Philips) y que las puntuaciones de ambos escáneres

sean comparables, siendo los mismos umbrales para NASHMRI

y FibroMRI, hace que sea un buen punto de partida para su

introducción en la práctica clínica.

Se trata de una técnica no disponible en la mayoría de los cen-

tros, lo que limita su uso en ensayos clínicos, pero su ubicación

en la nube permitirá una mejora de la accesibilidad y facilitará la

diseminación de su uso.

Artículo revisado por la Dra. María Luisa Morales

UGC Aparato Digestivo Intercentro

Hospital Universitario Virgen Macarena-Virgen del Rocío

Sevilla