Previous Page  4 / 44 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 4 / 44 Next Page
Page Background

4

¿Son malos tiempos para la lírica?, como

afirmaban Golpes Bajos en su canción. Si

nos dejamos llevar por lo que parece que

es la realidad, rotundamente sí. Pero la

realidad está más en nuestras capacida-

des y voluntad, que en la percepción de

la misma que desde determinados foros

o ambientes se nos quiera transmitir. Solo

liberándonos de esa percepción impuesta

podremos sentir que la vida puede y debe

ser mejor, más armónica, más lúcida, más

verdad, aunque no necesariamente más

fácil o menos complicada, ni exenta de

problemas, injusticias o sufrimiento. Per-

donadme, amig@s, este arranque, segu-

ramente motivado porque estoy escri-

biendo estas líneas tras conocer que por

fin un lírico ha sido galardonado con el

Premio Nobel de Literatura, el gran Bob

Dylan.

Dylan es un ejemplo de trayectoria ajena

a nada que no hayan sido sus conviccio-

nes, y al tiempo exenta de cualquier tipo

de convencionalismo, o búsqueda de re-

conocimiento o notoriedad que no esté

directamente vinculada a su aparente

cambiante verdad a lo largo de los años.

No es tal, es solo la evolución viva de un

ser dedicado a la lírica, como motor de

cambio social.

¿A cuento de qué todo esto?, pues a la

necesidad de que también nosotros, en

cuanto personas, en cuanto médicos,

en cuanto especialistas de digestivo y en

cuanto miembros de una organización

sepamos buscar la aparente mutante ver-

dad, que no es tal, de lo que nos afecta,

no por los signos ajenos, sino por lo que

nuestra propia lírica nos sugiera, enten-

diendo lírica por la profunda compene-

tración con los sentimientos más nobles

y sinceros que anidan en todos nosotros.

Y desde esa plataforma creo que sí, que

podremos, cambiar a mejor en nuestro

ejercicio profesional y servir mejor a la

ciencia, a nuestros compañeros, a los pa-

cientes y al conjunto de la sociedad civil.

Entrando en la prosa del día a día podría-

mos decir que conviene mirar hacia arriba

y hacia el futuro. Hacia arriba para no te-

ner nuestros ombligos como paradigma,

hacia el futuro porque nuestra obligación

es dejar un mundo mejor para los que

nos sigan. Y esto, ¿cómo se traduce en

acción desde la SEPD y hacia la SEPD?

Primero despojándonos de cualquier uso

de la organización para fines que sean

ajenos a los intereses de la especialidad

de aparato digestivo, que son producir,

difundir y aplicar el mejor conocimiento

disponible para un ejercicio clínico de alta

calidad científico-técnica y también ética.

Desde la SEPD para desnudar a la organi-

zación de oropeles innecesarios, pero for-

taleciéndola en su misión. Hacia la SEPD

viéndola siempre como esa organización

que puede ser, que debe ser participada

por todos y cada uno de los miembros de

la misma y por ende de todos los espe-

cialistas que quieran sumarse a este em-

peño.

Estamos en tiempo críticos, pero las res-

puestas están ahí, en el viento, y desde

luego no debemos ni siquiera pensar que

podríamos llegar a ser cantos rodados.

Sepamos leer las respuestas, evitemos

nuestra propia caída.

En una entrevista que podéis leer en este

mismo número de Info.SEPD describo dos

grandes retos: ser capaces de ser un todo

unido hacia fuera que al tiempo respete

y se enriquezca desde la diversidad ge-

nerando grandes áreas de desarrollo au-

tónomo hacia dentro, y desde luego ser

capaces como especialidad de librar con

éxito la batalla de la influencia ante los

numerosos grupos de interés con los que

nos relacionamos, entre los que destacan

la administración y la industria. Pero in-

fluencia no para conseguir medios como

si fueran fines, no para conseguir simple

reconocimiento formal, sino influencia

para afrontar nuestros retos de mejora y

cambio con éxito.

Amig@s, por favor, tomad conciencia de

vuestra propia importancia, la mayor de

todas las que pueden considerarse. Por

favor, dejad de ser espectadores de esa

realidad percibida, pero estéril y caduca

que todavía persiste sobre lo que es nues-

tra especialidad y sus organizaciones.

Obligadnos, en tanto organizaciones, a

ser como debemos de ser para que tra-

bajemos con lírica, que verdaderamente

seamos dignos de vuestra realidad, no de

la que hemos venido construyendo y que

ya no nos sirve, si es que queremos de

verdad mirar hacia arriba y hacia el futu-

ro.

Fernando Carballo

Presidente de la SEPD

tribuna del presidente

Envíale un email al Presidente de la SEPD

Fernando Carballo Álvarez

Presidente de la SEPD

Mirandohaciaarriba,

mirando al futuro

tribuna del presidente