Previous Page  29 / 38 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 29 / 38 Next Page
Page Background

29

revisión bibliográfica

revisión bibliográfica

Endoscopic management of Barrett’s esophagus:

EuropeanSociety of Gastrointestinal Endoscopy (ESGE)

Position Statement

Endoscopy 2017; 49: 191-198

[w 3 ] accede al artículo original

ANTECEDENTES:

El manejo endoscópico del Esófago de Barrett (EB)

varía en los distintos países, incluso en el seno de la Unión Euro-

pea. Algunos países europeos han establecido guías de manejo

de esta patología. Sin embargo, en otros países no existen estas

guías. La Sociedad Europea de Endoscopia Digestiva (ESGE) ha sido

consciente de este déficit. Europa se ha situado en el punto más

importante de manejo del EB en los últimos años junto con EEUU,

y diversos centros expertos han liderado las publicaciones a nivel

de todo el mundo.

RESUMEN:

Por este motivo la ESGE ha reunido a expertos euro-

peos en el manejo del EB para homogeneizar el tratamiento en-

doscópico. Esta declaración de intenciones por parte de la ESGE

contribuye a una aproximación y manejo más eficiente del cuidado

de los pacientes con EB y reduce el número de endoscopias de

seguimiento cuando haya un bajo riesgo de progresión a maligni-

dad, centralizando el manejo de pacientes con riesgo en centros

con experiencia.

Se pueden resumir las afirmaciones del grupo de expertos de la

ESGE en las siguientes:

1. El diagnóstico de EB se realiza si la parte distal del esófago está

cubierta por epitelio columnar (metaplasia intestinal especializa-

da en el estudio histológico) con una longitud mínima de 1 cm,

en forma de lengüetas o de manera circular.

2. La ESGE recomienda definir los periodos de seguimiento en fun-

ción de la longitud del EB: para pacientes con una línea Z irregu-

lar o presencia de epitelio columnar en una longitud menor de

1 cm no requiere biopsias de rutina ni es necesario endoscopias

de seguimiento. En EB de más de 1 cm de longitud y menos de

3 cm, la endoscopia de seguimiento debería realizarse cada 5

años. Para Barrett con una longitud superior a 3 cm e inferior a

10 cm, el intervalo entre las endoscopias de seguimiento debe

ser de 3 años. Los pacientes con una extensión del EB superior

a 10 cm deben ser remitidos a centros con experiencia en el

manejo endoscópico. Pacientes con esperanza de vida limitada

y/o edad avanzada no deben tener seguimiento endoscópico.

3. Cualquier diagnóstico de displasia incluido el concepto de inde-

finido para displasia en EB requiere confirmación por un pató-

logo experto.

4. Pacientes con presencia de lesión visible diagnosticada como

displasia o como carcinoma intramucoso deben ser remitidos

a centros con experiencia en el manejo de EB. Todas las anor-

malidades visibles, independientemente del grado de displasia,

deben ser resecadas mediante técnicas de resección endoscó-

pica con el objetivo de obtener el diagnóstico histológico más

preciso.

5. Todos los pacientes con EB mayor de 10 cm, un diagnóstico

confirmado de displasia de bajo grado, displasia de alto grado

o carcinoma precoz deben remitirse a centros con experiencia

para el seguimiento y/o para el tratamiento. Se considera cen-

tro con experiencia aquel que reúne los siguientes parámetros:

inclusión de más de 10 pacientes nuevos anualmente para tra-

tamiento endoscópico de displasia de alto grado o carcinoma

intramucoso por cada endoscopista experto en EB en el centro;

manejo endoscópico de los pacientes realizado por endoscopis-

tas y patólogos con al menos 30 mucosectomías en EB realiza-

das de manera supervisada y al menos 30 casos de ablación por

radiofrecuencia para obtener competencia en el manejo y com-

plicaciones; reuniones entre endoscopistas, cirujanos, oncólo-

gos y patólogos para discutir cada caso de EB con neoplasia;

acceso a cirugía esofágica con experiencia; todos los registros

incluidos de manera prospectiva en una base de datos.

COMENTARIOS:

La ESGE ha establecido una política de coordina-

ción de todas las sociedades europeas. Esto ha permitido la unifica-

ción de criterios en el manejo de diversas condiciones y patologías.

Las afirmaciones realizadas por la ESGE en el manejo del EB ayudan

a la toma de decisiones. Considero que se trata de una declara-

ción muy importante porque permite tomar decisiones guiadas en

nuestro entorno, sin inconvenientes, y basadas en recomendacio-

nes establecidas por expertos.

Alguna de las afirmaciones merece consideración: en nuestro país

serían recomendables cuatro o cinco centros a nivel nacional para

el manejo de los casos de EB con displasia de alto grado y carcino-

ma intramucoso. Sin embargo, la dispersión del sistema nacional

de salud aumenta los centros activos. Me parece que sería muy

recomendable que cada comunidad autónoma tuviera un centro

dotado y con experiencia para el manejo. No podemos olvidar que

el mejor manejo del paciente con EB será un adecuado control del

reflujo gastroesofágico y un seguimiento de manera rigurosa, con

endoscopias indicadas y de calidad.

Animo a todos los interesados en el manejo del EB a que lean con

detenimiento estas recomendaciones.

Artículo revisado por el Dr. José Miguel Esteban López-Jamar

Jefe de Endoscopia. Hospital Clínico San Carlos de Madrid