Previous Page  10 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 10 / 40 Next Page
Page Background

10

No

puntos de vista

L

a hepatitis C es un importante pro-

blema de salud a nivel mundial

(1)

y

en nuestro país se estima que afecta

a unos 481.000 individuos

(2)

.

El conocimiento del ciclo vital del virus de

la hepatitis C (VHC) con nuevas técnicas

de investigación han permitido desarrollar

los nuevos antivirales de acción directa

frente a dianas moleculares del virus. Estas

nuevas terapias consiguen alcanzar tasas

de curación casi universales

(3)

, lo que ha

supuesto un cambio de paradigma en el

manejo de la hepatitis C. El tratamiento

evita el desarrollo de cirrosis, reduce el

riesgo de desarrollar hepatocarcinoma,

manifestaciones extrahepáticas y elimina

la fuente de infección

(4)

. Y lo que no es

menos importante, disminuye la mortali-

dad de causa hepática y extrahepática

(5)

.

En este nuevo escenario en que nos en-

contramos, el objetivo final hacia el que

debemos caminar es la eliminación de la

hepatitis C, entendiendo como tal dismi-

nuir la prevalencia en España por debajo

de los 20.000 casos. La diferencia con el

concepto de erradicación es que para el

mismo sería precisa una vacuna eficaz.

Para ello, es necesario implementar algu-

na estrategia de cribado de la hepatitis C.

El desarrollo de un programa de cribado

para una enfermedad requiere de unas

determinadas características de la misma,

que repasaremos brevemente.

- No cabe duda que se trata de un proble-

ma relevante. Es una enfermedad infecto-

contagiosa, con una importante morbimor-

talidad y es una de las principales causas de

trasplante hepático en nuestro país

(6)

.

- El avance de la ciencia y la tecnología ha

permitido un amplio conocimiento de la

historia natural de la hepatitis C. De esta

forma se sabe que existe periodo de la-

tencia entre la primoinfección y la enfer-

medad avanzada. Esta característica es

necesaria y nos da margen para plantear

la implantación de una estrategia de cri-

bado, y a su vez nos permitirá modificar

su historia natural.

- Se trata de una enfermedad que dis-

pone de sistemas de diagnóstico fiables

y accesibles. La determinación de la in-

fección por VHC se puede hacer por

métodos indirectos (anticuerpos frente al

VHC) o directos (determinación del ARN

del VHC), ambos complementarios en el

abordaje global del paciente con hepati-

tis C. La determinación de anti-VHC me-

diante inmunoensayo es una técnica rápi-

da, sencilla, barata y con alta sensibilidad

en plasma.

Para facilitar el éxito de un programa de

cribado, la intervención ha de ser acep-

table para la población diana. En este

sentido, además de técnicas basadas en

sangre obtenida por venopunción, se dis-

ponen de test rápidos mediante determi-

nación de anticuerpos en sangre capilar

y gota seca o saliva. Situación especial-

mente relevante cuando se pretende un

cribado universal que ha de llegar a deter-

minadas poblaciones especiales con difí-

cil acceso al sistema de salud, como los

usuarios activos de drogas intravenosas.

En aquellas personas con anti-VHC posi-

tivos se ha de confirmar la presencia de

la infección activa mediante una técnica

directa, como la determinación de RNA

viral. Con el fin de facilitar la continui-

dad asistencial y facilitar el acceso de los

pacientes a la atención especializada,

realizar el cribado y la detección de la

infección activa en paso único permitiría

una atención de excelencia a nuestros

pacientes.

- Una vez detectados los individuos con la

infección activa, se ha de disponer de un

tratamiento efectivo. Situación en la cual

nos encontramos en este momento. Esto

debe ir unido a políticas de macrogestión

sanitaria que permitan el tratamiento

universal de los pacientes infectados. La

creación del plan nacional para el abor-

daje de la hepatitis C ha supuesto un hito

sin precedentes en la historia de nuestro

sistema de salud.

El plan Estratégico Nacional para el Abor-

daje de la Hepatitis C

( https://www.msssi. gob.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTrans- misibles/hepatitisC/PlanEstrategicoHEPA- TITISC/home.htm )

, diseñado en nuestro

país, contempla un manejo terapéutico

basado inicialmente en la priorización de

los pacientes con enfermedad avanzada.

Desde el inicio del plan se han tratado

más de 60.000 pacientes en los últimos

dos años y la tasa de curación supera el

90-95% de los pacientes tratados. Estos

resultados con las recomendaciones de

tratamiento incluidas inicialmente en el

plan estratégico son excelentes. Sin em-

bargo, el objetivo de la eliminación del

VHC en el horizonte, con esta alta tasa

de eficacia, y habiendo tratado a todos

los pacientes con enfermedad avanzada,

hace que sea necesario el tratamiento de

todos los pacientes infectados. Estudios

de modelización que contemplan un es-

cenario en el que se implementen estra-

tegias de detección junto a tratamiento

de pacientes con fibrosis leve (F0-F1) vati-

cinan que es un objetivo viable

(7)

.

El desarrollo de programas de cribado

precisa de forma inevitable un actualiza-

do y detallado conocimiento del estado

epidemiológico de la enfermedad. Los

últimos estudios epidemiológicos no dis-

ponen de datos recientes y se basan en

estimaciones, situando la prevalencia de

Cribado poblacional del