Previous Page  28 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 28 / 40 Next Page
Page Background

28

2. SANGRADO

La incidencia de sangrado post-CPRE se estima en torno

a un 0,3-2% y se encuentra generalmente asociado a la

realización de esfinterotomía. Se ha descrito un sangrado

inmediato, el que ocurre durante el procedimiento y que

habitualmente puede ser controlado por el endoscopista,

o diferido (hasta dos semanas después)

(13)

.

• Factores de riesgo asociados

Los principales factores de riesgo independientes asocia-

dos con la técnica son: coagulopatía (OR 3.32), colangitis

activa (OR 2.59), uso de anticoagulantes en las primeras

72h post-CPRE (OR 5.11), la experiencia del endoscopista

(<1caso/semana) (OR 2.17) y el sangrado en algún mo-

mento durante el procedimiento (OR 1.74)

(14)

. En algunos

estudios también han identificado el uso de precorte como

factor de riesgo. Además se identifican como factores in-

dependientes de sangrado diferido: una bilirrubina sérica

>10mg/dl y la severidad del sangrado inicial

(15)

.

• Medidas de prevención

En las últimas guías se recomienda suspender las tieno-

piridinas de 5 a 7 días antes, mientras que la aspirina no

implica riesgo añadido para la realización de esfinteroto-

mía. En cuanto a los anticoagulantes orales, se deberá ga-

rantizar un INR menor de 1.5 previo al procedimiento y los

nuevos anticoagulantes orales deberán ser suspendidos en

función de su vida media y otras comorbilidades del pa-

ciente con un mínimo de antelación de 48 horas. Además

deberemos objetivar un número de plaquetas superior a

50.000

(16)

. El uso de esfinteroplastia constituye una alter-

nativa en aquellos pacientes con coagulopatía que presen-

ten alto riesgo de sangrado post-esfinterotomía.

Se recomienda realizar la esfinterotomía en el arco entre

las 11 y la 1 horarias dado que presenta una menor con-

centración de vasos sanguíneos. Se deberá mantener una

posición correcta y elegir una técnica de electrocauterio

adecuada, aunque continúa siendo un punto controverti-

do, parece que los nuevos sistemas (ENDOCUT, Erbe) han

disminuido el sangrado post-esfinterotomía

(17)

.

3. INFECCIONES

• Colangitis aguda

La incidencia de colangitis post-CPRE es del 0.5-3%, aun-

que la tasa de mortalidad puede ascender hasta el 7.85%

con el desarrollo de una sepsis secundaria.

Se han identificado como factores de riesgo los procedi-

mientos endoscópicos percutáneos, la colocación de pró-

tesis en estenosis malignas o un fracaso en el acceso o

en el drenaje biliar, especialmente si incluye paso de con-

traste.

A pesar de ello, en las guías actuales no se recomienda

realizar profilaxis antibiótica de forma generalizada, li-

mitándola a aquellos pacientes en los que se anticipe un

drenaje incompleto de la vía biliar (colangitis esclerosante

primaria, colangiocarcinoma hiliar) o inmunosuprimidos

(post-trasplante hepático). Deberá mantenerse la antibio-

terapia durante 3-5 días siempre que no se haya consegui-

do un drenaje completo, y se emplearán antibióticos que

cubran la microbiota biliar (Gram negativos y enterococos)

(18)

.

Además, se pueden intentar otras medidas para reducir

el riesgo de infección post-CPRE tales como minimizar la

inyección de contraste en pacientes con obstrucción de

la vía biliar o colangitis, así como la colocación de próte-

sis biliar en caso de drenajes incompletos. En estos casos

también puede valorarse la realización de litotricia (aun-

que algunos estudios muestran que pueden quedar frag-

mentos de litiasis retenidas que favorecen el desarrollo de

colangitis hasta en el 10% de los casos) o esfinteroplastias

que facilita la salida de las litiasis evitando una litotricia.

El debate frente a la necesidad de un drenaje unilateral o

bilateral continúa. Por lo que se recomienda la realización

de una colangioRM con mapeado biliar, limitándose la in-

yección de contraste solo a aquellos segmentos a los que

es posible acceder con la guía.

• Colecistitis aguda

Es una complicación infrecuente pero ha sido descrita has-

ta en un 12% de los casos tras colocación de una prótesis

revisión monográfica

(Continuación)

Prevención de las complicaciones post-CPRE

revisión monográfica