Previous Page  29 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 29 / 40 Next Page
Page Background

29

metálica recubierta en pacientes con obstrucción biliar de

etiología tumoral. La colecistitis aguda se produce habi-

tualmente por la obstrucción del conducto cístico.

El uso de antibioterapia profiláctica no está bien estable-

cido. Para su prevención se recomienda la colocación de

stents plásticos de tipo pig-tail a la vesícula o el recambio

de los stents metálicos recubiertos por otros no recubier-

tos o por prótesis plásticas

(19)

.

• Infecciones relacionadas con el duodenoscopio

Desde hace 30 años se han venido describiendo infecciones

por bacterias multirresistentes (incluyendo enterobacterias

resistentes a los carbapenemes) en los procedimientos de

CPRE. En la actualidad existe una gran preocupación por

el rebrote de casos descritos. Estas infecciones se asocian

entre otras razones con la gran dificultad que entraña la

limpieza de algunas partes del duodenoscopio, como la

uña elevadora.

A día de hoy se desconoce cuál es la mejor estrategia para

su prevención encontrándose en desarrollo nuevos proto-

colos de desinfección de alto nivel con lavados repetidos,

nuevos cepillos de limpieza, uso rutinario de cultivos e in-

cluso el diseño de nuevos duodenoscopios.

4. PERFORACIÓN

La incidencia de una perforación post-CPRE es menor del

1%. Puede ocurrir por tres mecanismos: perforación lumi-

nal por el duodenoscopio, perforación relacionada con la

extensión de la esfinterotomía, y perforación relacionada

con el uso de material de CPRE (paso extramural de guías,

migración de prótesis, etc.)

(13)

.

• Factores de riesgo asociados

Los factores de riesgo relacionados con el paciente inclu-

yen: sospecha de disfunción del esfínter de Oddi, el sexo

femenino, la edad avanzada o la alteración en la anatomía

(Por ejemplo, situs inverso o gastrectomía Billroth II).

Los factores de riesgo relacionados con el procedimiento

descritos son una canulación difícil, la inyección intramural

de contraste, la duración prolongada de la prueba, la es-

finterotomía y el precorte, la esfinteroplastia, la dilatación

de estenosis biliares y la baja experiencia del endoscopista.

• Medidas de prevención

Para prevenir la perforación durante la realización de CPRE

siempre debemos actuar con sentido común, actuando

con la mayor precaución posible en aquellos pacientes que

presenten los factores de riesgo ya descritos. Además, se

deben tener en cuenta dos medidas fundamentales. Por

un lado, se limitará el contacto del esfinterotomo con el

tejido en el momento del corte. Por otro lado, no se pro-

gresará la guía ante la presencia de resistencia y siempre

con la ayuda de la fluoroscopia.

5. OTRAS COMPLICACIONES

Además de las previamente descritas, se han objetivado

otras complicaciones en relación con la CPRE: íleo paralíti-

co, absceso hepático, infección del pseudoquiste, fístulas

biliares o del conducto pancreático, rotura esplénica, he-

matoma subcapsular hepático, etc. Aunque su incidencia

es baja, deben ser conocidas para poder identificarlas ante

la sospecha de su presentación

(8)

.

CONCLUSIÓN:

La CPRE es una técnica endoscópica de gran

relevancia para los gastroenterólogos. El conocimiento de

sus complicaciones, así como las medidas de prevención

de las mismas, favorecen la minimización de los riesgos.

Sin embargo, aunque se extremen todas las precauciones,

éstas pueden ocurrir, por lo que resulta de extrema impor-

tancia una buena comunicación médico-paciente con el

fin de garantizar una información adecuada del procedi-

miento y de sus posibles complicaciones.

Revisión realizada por los Dres.

Ana Zatarain Valles y Manuel Vázquez Romero

Unidad de Endoscopia

Servicio de Aparato Digestivo

Hospital Clínico San Carlos. Madrid

revisión monográfica