Previous Page  31 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 31 / 40 Next Page
Page Background

31

revisión bibliográfica

revisión bibliográfica

Hospital volume andadverseevents followingesophageal

endoscopic submucosal dissection in Japan

Hiroyuki Odagiri, Hideo Yasunaga, Hiroki Matsui, Shigeru Matsui, Kiyohide Fushimi, Mitsuru Kaise.

Endoscopy 2017; 49: 321–326

[w 3 ] accede al artículo original

ANTECEDENTES:

La disección endoscópica submucosa (DES) se ha

establecido como una herramienta útil para el tratamiento de le-

siones superficiales. En los últimos años, dada la extensión de la

técnica en Japón debido fundamentalmente a la alta incidencia

en ese país de lesiones neoplásicas gástricas precoces y esofágicas,

ha hecho que los especialistas occidentales hayamos intentado ad-

quirir la experiencia y manejo de estas técnicas y su extensión por

Occidente. Sin embargo, en nuestro entorno se ha generalizado

fundamentalmente para el tratamiento de lesiones de extensión

superficial (LST) del colon, que tienen mayor incidencia. No obstan-

te, se desconoce realmente la tasa de complicaciones de manera

global y su eventual relación con el volumen de intervenciones rea-

lizada en cada centro.

RESUMEN:

En este estudio los autores examinan en Japón a través

de una base de datos nacional las DES realizadas en esófago entre

julio de 2007 y marzo del 2013. Analizan la tasa de efectos adver-

sos en relación al número de intervenciones realizadas en el centro

en un año. Incluyen 12.899 DES realizadas en 699 instituciones.

Se produjeron 492 perforaciones o incidentes derivados de una

perforación (3,3% de las DES). Se registró 1 fallecimiento derivado

de la perforación.

Los autores separan en 4 grupos en función de que se hagan me-

nos de 8 procedimientos al año en el hospital (se hicieron 3.342

DES de esófago en centros con ese volumen) (grupo A), de 9 a 17

procedimientos anuales (3.057 DES) (grupo B), de 18 a 38 pro-

cedimientos (3.347 DES) (Grupo C), y más de 39 procedimientos

anuales (3.347 DES) (grupo D). Llama la atención que en 494 ins-

tituciones se hicieron menos de 8 procedimientos al año y en solo

en 17 instituciones se hicieron más de 39 procedimientos al año.

La tasa de perforaciones y eventos asociados a la perforación fue

de 4,6% en el Grupo A, 4,5% en el B, 2,4% en el C y 1,4% en el

D. La tasa de transfusiones en la 1ª semana del procedimiento fue

del 0,4% en el Grupo A y 0,2% en el D.

En conclusión, los autores demuestran la clara relación entre las

complicaciones derivadas del procedimiento de DES con el volu-

men de procedimientos realizado de manera anual en cada centro.

COMENTARIOS:

La DES es una técnica que requiere una adecuada

formación y ha supuesto en muchos casos un reto para los en-

doscopistas que hemos querido formarnos en ella. Queda la DES

englobada en una forma de cirugía endoscópica, y muy separada

de las técnicas que todo buen especialista en digestivo que haga

endoscopia digestiva debe conocer y manejar sin dificultad.

El que ha realizado aprendizaje con animales conoce la

diferencia de grosor de la pared del esófago y del colon. Esta apre-

ciación la hago por la tasa de perforaciones inherentes a la técnica

de este registro, que llega a 2,4% en centros de gran volumen de

procedimientos en esófago. En nuestro país nos encontramos con

varios problemas: la tasa de lesiones esofágicas susceptibles de DES

es baja. La presión asistencial existente no contempla en muchos

centros que un médico dedique un equipo todo un día para rea-

lizar un procedimiento, no disponemos en los primeros casos de

personal formado que pueda apoyar al que inicia una técnica así

en un centro. Además la DES se ha extendido sobretodo en colon,

fundamentalmente porque la tasa de lesiones susceptibles de DES

en nuestro país no es desdeñable. Sin embargo muchos compañe-

ros que lo han iniciado y se han formado se han visto en muchas

ocasiones como “Quijotes” para introducirlas en su hospital. Hoy

en día además existen pocas lesiones en las que la DES pueda ser

mejor opción que la resección endoscópica mucosa en varios frag-

mentos.

En nuestro país deberíamos diferenciar entre 3 tipos de gastroente-

rólogos que realicen la endoscopia alta y baja (sin entrar en ultraso-

nografía endoscópica (USE) y CPRE): un mínimo grupo (no más del

13% de todos los que hagan endoscopia) que hicieran endoscopia

básica y que la dominen: gastroscopia diagnóstica (conociendo per-

fectamente lo que ven), colonoscopia diagnóstica, y que dominen

terapéuticas básicas: polipectomía, extracción de cuerpos extraños,

ligadura endoscópica, dilataciones hidroneumáticas etc. Una gran

mayoría de especialistas (80%), que pasasen más del 55% de su

actividad profesional en la endoscopia y que además de las técni-

cas básicas conocieran y dominaran técnicas avanzadas que son

prioritarias como la resección endoscópica mucosa, la gastrostomía

endoscópica, colocación de prótesis enterales etc. Muchos de ellos

deberían además dominar (obviamente no todos) otras técnicas

avanzadas (CPRE intervencionista, USE, endoscopia bariátrica). Y

finalmente entre un 5% y 7%deberían poder tener una formación

en otras técnicas que requieren formación específica y tiempo, tan-

to para su aprendizaje como para su desarrollo, bajo el apoyo de la

institución. Creo que en este grupo deberíamos incluir ya la DES y

otras técnicas como el POEM y los procedimientos intervencionis-

tas guiados por USE de vía biliar. Si bien, esto es sólo una opinión.

Artículo revisado por Dr. José Miguel Esteban López-Jamar. Jefe de

la Unidad de Endoscopia. Hospital Clínico San Carlos de Madrid

Artículo revisado por el Dr. José Miguel Esteban López-Jamar

Jefe de la Unidad de Endoscopia

Hospital Clínico San Carlos de Madrid