REVISTA SEPD NO41 JULIO_SEP2017

4 TRIBUNA DEL PRESIDENTE La SEPD se propone realizar en breve una profunda reflexión estratégica que permita resituarnos en nuestra misión, que como insistimos una y otra vez es estar al servicio de la espe- cialidad de Aparato Digestivo. Ahora está muy de moda afir- mar que el análisis de la información sobre lo que se hace es la mejor manera de definir estándares y opciones dentro de la práctica clínica. De manera semejante cabe afirmar que solo la manera en la que todos y cada uno de nosotros enfrentamos en el día a día nuestra especialidad ,debería ser el referente a seguir, y no necesariamente el que se determine desde nues- tras organizaciones. Ese todo de todos, percibido desde el conjunto sin exclusio- nes, afortunadamente integra también la parte de cada uno. Pero lo verdaderamente importante es que esa parte contribuya al todo, sin que las tensiones entre intereses particulares no impidan trabajar de manera eficaz en los intereses del conjunto de la especialidad. Si queremos que nuestra especialidad sea influyente, tenemos que mover ficha para que la realidad de cada uno, sean afa- nes, sacrificios, dificultades, éxitos o desalientos, conforme la voz común y oriente la acción de nuestras organizaciones. Cada uno de nosotros trabajamos en gran medida como una unidad aislada, en todas y cada una de las aproximaciones clínicas que realizamos ante los pacientes individuales. Sin embargo, sabemos que compartimos conocimiento y por ello también somos capaces de trabajar en equipo. La agrupación de profesionales es tanto más sólida, en lo afectivo y en lo in- telectual, cuanta más proximidad haya entre los intereses y objetivos de los miembros del equipo. Pero también es cierto que la fragmentación en las organizaciones, sin nexos para crear amplias redes cooperativas, es una fuente de ineficiencia de su conjunto. En última instancia los médicos especialistas queremos ser te- nidos en cuenta, no solo por la sociedad y nuestros enfermos, sino también por la administración, y dentro de ella de manera explícita por los servicios de salud, o eventualmente empresas privadas, donde trabajamos. Ser tenido en cuenta significa ser capaces de influir. Por ello es crítico que desde lo parti- cular de nuestra realidad sepamos también de tejer redes de influencia profesional, en nuestro caso que pongan en valor lo que hacemos pero valorando mucho también lo que hace nuestra especialidad. El objetivo final es elevar la influencia de nuestra especialidad en el conjunto de las especialidades mé- dicas. Y a su vez que estas especialidades sean capaces de influir de manera decisiva en el modelo organizativo de nuestro trabajo por la vía de que nuestra opinión y realidad se imponga a la de otros que no están en ese día a día. Lo anterior no es utópico. En FACME ya trabajamos en esa línea. Pero tanto SEPD, respecto de digestivo, como FACME en lo referente al conjunto, necesitan ser ese todo de todos. Y para ello es imprescindible una permanente y fluida participa- ción de todos nosotros. Pensemos sobre todo esto, y aceptemos participar, al menos haciendo llegar nuestras valoraciones en cada momento para que den forma al mosaico en el que vivimos y trabajamos. No tardaremos mucho en trasladaros la necesidad de vues- tra participación en esta nueva reflexión estratégica que esta vez imprescindiblemente necesita de una aportación universal estructurada. Estamos emplazados, amig@s. Entre tanto disfrutar de las vacaciones, que nos las hemos ganado. Que el próximo ciclo nos depare más satisfacciones y menos disgustos. Un saludo, TRIBUNA DEL PRESIDENTE Fernando Carballo Álvarez Tribuna Querid@s amig@s, MAIL A: Fernando Carballo Fernando Carballo Álvarez Presidente de la SEPD LaSEPDseproponerealizarenbreveunaprofundareflexiónestratégica quepermitaresituarnosennuestra misión, que como insistimos una y otra vez es estar al servicio de la especialidad de Aparato Digestivo.

RkJQdWJsaXNoZXIy Mjk1NTc1